Servicio de mediación

La decisión final de un árbitro debe ser fundamentada; es necesario que las razones y motivaciones que llevan a la confección del laudo puedan ser dispuestas como piezas lógicas que expliquen y apoyen la decisión sin posibilidad de dobles interpretaciones y sin dar lugar a la sospecha de una actitud de tipo favoritista. Las dos partes del litigio deben ver en el laudo una decisión acertada y respetable, que se apoye en la justicia y que busque una solución transparente, basada en la equidad.

Miembros de la Asociación Española de Peritos Judiciales y Mediadores Arbitrales

4/5 (2 Reviews)